¿El amor es cuestión de suerte?