Compatibilidad en pareja, ¿es realmente importante?